Las piscinas más originales de los hoteles

0
604

A la hora de elegir un hotel son muchos los factores que hacen a los clientes decidirse por uno u otro. Los principales son la localización y el precio pero hay otro tipo de clientes que valorar otros servicios más distintivos y que, en principio, pudieran no parecer tan importantes. Ejemplo de ello sobre todo en los destinos de sol y playa son las piscinas. ¿Quieres sentirte como pez en el agua?

Pues debes conocer estos establecimientos.

El exclusivo Hotel Conrad está situado en Almancil, Portugal y que presume de tener piscinas dentro del propio salón de sus ‘Roof Garden Suite’, una sensación de relax que se completa con un acceso privado al spa, un espacio que proporciona paz gracias a su combinación de terapias holísticas, meditación y relajación. A ello se le suma una piscina infinity.

 

Otro ejemplo lo encontramos en el hotel Roca Nivaira, situado en el sur de Tenerife y que tiene una piscina infinita de agua salada climatizada flanqueada por camas balinesas. Cuenta con el añadido de que es un entorno ideal para niños ya que cuentan con un miniclub.

nivaira

En primera línea de mar está situado W Barcelona, que está en el imaginario colectivo de todos gracias a su forma de vela que llama la atención de los viandantes. En su terraza tiene una infinity pool que es un balcón a la playa de la Barceloneta y en el que podrás disfrutar de bares de snacks y tapas. La relajación de la piscina se completa con el denominado ‘Bliss Spa’ que ofrece una inmensa variedad de tratamientos corporales y faciales. Un plus especial es que aceptan mascotas a las que proporcionan incluso sus propias amenities.

También en la ciudad Condal se encuentra el hotel Mandarín Oriental que se asemeja a un oasis en medio de la gran ciudad. Mientras nos damos un baño podemos observar el ir y venir de turistas que van o vienen de la céntrica Pedrera de Antonio Gaudí. Su SPA dispone además de una piscina de entrenamiento de 12 metros de largo.

En la localidad granadina de Almuñecar se encuentra el curioso hotel Spa Playacálida, que tiene una piscina diseñada simulando un río, incluye toboganes, una piscina infinity de 1000 metros cuadrados y un solárium rodeado de palmeras. Por si la oferta acuática fuese insuficiente el hotel cuenta con varios jacuzzis con vistas al mar.

Si lo que buscan es algo un poco más excitante su hotel es Meliá Sol Wave House (Mallorca). Y es que por mucho que disfrutemos de piscinas increíbles siempre echaremos en falta el elemento más salvaje del mar, las olas. La compañía supo ver la gran cantidad de turismo joven que acude a la isla y aprovechó para crear unos recintos únicos: el FlowBarrel Ten que bombea agua a tres metros de altura a altas velocidad y el Double Flow Rider  que recrea una ola única que nunca se detiene.

 

Dejar respuesta

1 × 1 =