Una aventura en el Parque Nacional de Wrangell-St.Elias en Alaska

0
189

El Parque Nacional de Wrangell-St.Elias es un enclave rodeado de encanto y belleza en Alaska, constituyendo el parque nacional más grande y espectacular del continente, donde se encuentran nueve de los dieciséis picos más altos y los mayores glaciares de los Estados Unidos.

La singular carretera que llega a McCarthy se finaliza en el río Kennicott, por lo que los visitantes que desean conocer este pueblo casi fantasma, deben de atravesar un puente peatonal donde, por arte de magia, encuentras coches al otro lado del inmenso río, con la única explicación de que pasaron en heladas anteriores y se quedaron estancados allí…al otro lado, donde el tiempo no existe y la peculiaridad del lugar se unen a las de su gente.

La mina de cobre abandonada de Kennicott, en el interior del parque, es un destino cada vez más popular y una señal de la breve historia de Alaska, cuando el mineral de cobre de alto grado estaba entre los depósitos encontrados más ricos de la zona. Su inmensa estructura roja, en contraste con los glaciares helados que la rodean, se presenta como un espectáculo para los aventureros que deciden pasar un día de escalada por los glaciares.

Más allá de explorar los antiguos pueblos mineros, entre otras actividades se incluyen paseos para mochileros y senderistas, ciclismo de montaña, avistamiento de aves, campamentos, pesca y caza deportiva, cabalgatas, rafting y kayak en rápidos, montañismo y alpinismo por hielo, observación de la fauna y tours de vistas desde el aire. En invierno, los visitantes llegan para esquiar a campo traviesa, andar en motos de nieve y dar caminatas con raquetas de nieve.

En Wrangell-St. Elias convergen cuatro grandes cordilleras, Chugach, Wrangell, St. Elias y el extremo este de la cordillera de Alaska, en un área del tamaño de seis Parques Nacionales de Yellowstone, para formar un cruce de caminos en las montañas. La cordillera St. Elias se funde con la Wrangells en el corazón del parque y luego se arquea hacia el este, pasando la frontera canadiense, donde forma la cordillera costera más alta del mundo. Dentro de las fronteras del parque se encuentran nueve de los 16 picos más altos del país, incluyendo al segundo más alto, el monte St. Elias. Desde los techos glaciares de montañas y picos, el terreno de parque desciende hacia el norte en forma de tundra sin árboles y luego tierras altas de bosques boreales. Hacia el sur, los glaciares se extienden desde las montañas casi hasta las aguas del golfo de Alaska.

 

Dejar respuesta

uno × 1 =