Destino del mes, Krabi

0
196
Se trata de un santuario de vida salvaje, cuevas marinas, arrecifes de coral, exótica vida marina.
Se trata de un santuario de vida salvaje, cuevas marinas, arrecifes de coral, exótica vida marina.

Krabi es una provincia situada en la costa del Mar de Andamán, al sur de Tailandia. Es una zona que se caracteriza por sus archipiélagos laberínticos y sus playas solitarias y accesibles en long tail boat.

Atracciones como sus aguas termales, su vida salvaje, sus cuevas marinas y sus arrecifes de coral, entre otras, hacen que cada año más turistas quieran visitar este bello lugar. Además para los amantes de la escalada cuenta con acantilados de piedra caliza perfectos para este deporte.

Entre sus más preciados tesoros destacan Koh PhiPhi y Koh Lanta dos paraísos de ensueño donde perderse entre colores turquesas y fina y dorada arena. Y para aquellos que prefieran disfrutar de la vida urbana, Ao Nang es considerada como “la ciudad” por la mayoría de visitantes. Se trata de una franja costera de casas de huéspedes, de hoteles, de restaurantes y de tiendas de souvenirs que está en proceso de expansión debido a la llegada de turistas.

Krabi ofrece una de las puestas de sol más bonitas del país, que se puede disfrutar degustando un delicioso coctel desde un bar en la playa. El destino idílico para los que buscan combinar vida urbana y playas de ensueño.

Krabi, una provincia en la costa de Andamán al sur de Tailandia, es una región de otro mundo, de archipiélagos laberínticos, donde las islas parecen irrumpir verticalmente fuera del mar mientras que sus playas solitarias solo son accesibles en long tail boat. Las innumerables bahías en Krabi han abrigado a piratas, comerciantes y gitanos del mar durante miles de años y las evidencias arqueológicas indican que fue originalmente habitada hace 25.000 o 35.000 años.

Sus aguas termales, su vida salvaje, sus cuevas marinas y sus arrecifes de coral, entre otras, hacen que cada año más turistas quieran visitar este bello lugar
Sus aguas termales, su vida salvaje, sus cuevas marinas y sus arrecifes de coral, entre otras, hacen que cada año más turistas quieran visitar este bello lugar

Con atracciones como aguas termales, un santuario de vida salvaje, cuevas marinas, arrecifes de coral, exótica vida marina, acantilados de piedra caliza que atraen a amantes de la escalada de todo el mundo y los parques nacionales, que incluyen los paraísos de la isla de Koh Phi Phi y Koh Lanta, uno podría fácilmente pasar semanas en Krabi. Si eso no fuera suficiente, Krabi cuenta con algunas de las puestas de sol más fotogénicas de Tailandia, a menudo acompañadas por un despliegue espectacular de nubes, de los que disfrutar desde un bar en la playa o en el restaurante.

Con todos los turistas repartidos entre sus numerosas playas e islas, la vida discurre tranquila en la ciudad de Krabi, la capital provincial. Sorprendentemente pocos turistas pasan tiempo en la encantadora ciudad junto al río, cuyas empinadas calles cuentan con una serie de acogedores cafés y puestos de cocina tailandesa barata y auténtica que se sirve al aire libre en su mercado nocturno.

La “Ciudad” para la mayoría de los visitantes es Ao Nang, una franja costera de casas de huéspedes, hoteles, bares, restaurantes y tiendas de recuerdos que sigue creciendo con la llegada de turistas y que ahora se está extendiendo hacia el norte en Noppharathara. Ao Nang es el punto de partida más importante para los viajes en barco a las islas cercanas y las playas aisladas de Phra Nang Cape, donde se encuentra el famoso y antiguo enclave hippie de Railay.

Dejar respuesta

catorce + tres =