El Algarve: Playas de arena dorada y tranquilidad

0
168

 Muchos estamos pensando ya en decirle adiós al invierno y planear un viaje de cara a la primavera cuando las temperaturas son suaves y las horas de sol más largas.

Uno de los destinos que cobra especial encanto en esta estación es al Algarve, en Portugal. Pequeños pueblos pesqueros, playas de arena fina, impresionantes acantilados y tranquilidad nos esperan en la Costa.

Si elegimos viajar en coche probablemente lo haremos pasando por la provincia andaluza de Huelva desde la que llegaremos al pintoresco pueblo de Tavira que cuenta con cerca de cuarenta iglesias, grandes mansiones con balcones de filigrana y un castillo desde el que se ven sus típicas casitas de tejados de cuatro aguas.

Hacer noche en Tavira es una opción muy apetecible antes de seguir recorriendo la franja costera que nos llevará a Faro, una zona cuyo rico ecosistema nos hará disfrutar de hermosos paisajes con islotes, marismas, dunas. Cuando llegamos a Faro descubriremos una ciudad con un precioso casco antiguo donde las calles estrechas y los múltiples restaurantes con buena gastronomía invitan a descansar. Todo ello en un recinto amurallado donde no se permite el tránsito de vehículos y que es un bullir de turistas durante la mayoría del año.

Nuestro siguiente destino será Portimao una localidad que ha sabido como pocas conjugar la parte turística con la local. De hecho su bullicioso puerto deportivo contrasta con un tranquilo Casco Histórico.  Si deseas disfrutar de algo más que sol y playa merece la pena visitar la Necrópolis de Monte Canelas y la de Alcalar que demuestran la presencia humana desde el neolítico.

 

Siguiendo la ruta por la costa descubriremos la zona más turística del Algarve, Albufeira que presume de tener las mejores playas de la región. Nadar entre delfines es sólo uno de los múltiples atractivos de esta área.

Playas para elegir en el Algarve hay muchas pero hay algunas que destacan especialmente por su belleza. Ejemplo de ello es la Praia da Marinha que se encuentra en Lago, la alta calidad de sus aguas y la arena dorada la han hecho protagonista de múltiples anuncios y rodajes cinematográficos.

Si nos llama especialmente la atención los acantilados conviene visitar la playa de Algar en Benagil donde a estos se le unen impresionantes cuevas marinas a las que se puede acceder por mar.

Ya en Lagos podrás acceder a La Ponta Da Piedade, compuesta de grutas marinas y que puede recorrerse en barca y de ahí hasta Sagres se inicia un paraíso para los amantes del surf. En Sagres merece una visita su fortaleza desde la que se puede disfrutar de una impresionante vista del Cabo San Vicente considerado durante mucho tiempo como “el fin del mundo”.

A mesa puesta

Si hay otra razón por las que visitar El Algarve es su magnífica gastronomía que complementa a la perfección su clima amable y soleado. Veamos algunas de sus platos más tradicionales:

 

  • Cataplana: guiso de pescado o marisco con guarnición y que recibe su nombre en honor del recipiente de cobre en el que se cocina.
  • Sardina asada
  • Jurel al limón
  • Pulpo: Estofado en vino, asado, frito, empanado o con arroz.
  • Caldeirada: guiso elaborado a base de mariscos, patatas, vino blanco. Tomates y hierbas.

Dejar respuesta

5 × 2 =