A la caza del turista de calidad

0
270

Muchas son las ciudades y poblaciones de todo el mundo que viven directa o indirectamente del sector turístico. Independientemente de la zona que se visite el objetivo de quienes gestionan es obtener más que cantidad, un turismo de calidad.

Recientemente el Ayuntamiento de Marbella cerró un acuerdo con la red de agencias de lujo Virtuoso, que incluye agencias de América y Oceanía. La alcaldesa del municipio malagueño calificó de “gran oportunidad” para potenciar este destino en el mercado americano.

No en vano Virtuoso cuenta con más de 1700 agencias de viajes, asesores y establecimientos de medio centenar de países. Ciudades como Madrid o Barcelona también colaboran con esta entidad.

Por turismo de calidad se entiende aquel con un alto poder adquisitivo, que no repara en gastos y que revierte en los negocios y servicios locales.

Este año por primera vez en ocho años España ha dejado de crecer en cuanto a número de turistas, varios factores como la dificultad de superar cifras realmente altas o la recuperación de destinos más económicos han contribuido a un hecho que no tiene por qué interpretarse como negativo. La bajada en torno al 5 por ciento ha venido acompañada de un mayor gasto y es eso precisamente lo que se persigue.

Según se deduce de la última estadística de Movimientos Turísticos en Fronteras facilitada por el Instituto Nacional de Estadística durante el mes de mayo se registraba ya un mayor gasto cercano al 3 por ciento siendo la cifra media en más de 1000 euros por turista y viaje. Si hablamos de gasto diario este subió un 3’6% situándose en 150 euros, cuatro euros más que el año pasado.

El principal emisor de turistas a nuestro país, Reino Unido sigue siéndolo aunque nos visitaron un 4% menos. Aun así son un 24’6 % del total de quienes nos visitan seguidos por Alemania y Francia con la diferencia de que estos primeros bajaron un 1’8% mientras que los franceses subieron casi un 7%.

Incremento del gasto

Las cifras nos hablan de un mayor turismo de calidad si tenemos en cuenta que los extranjeros han gastado un 4’1% más que el pasado año con una cifra global de 29.550 millones de euros frente a los 28.235 de 2017.

Pese a que el crecimiento del número de turistas no se ha detenido si se ha ralentizado, así en estas mismas fechas crecían un 11’6% en 2017 pese al 2% del presente año. Y es que 2017 fue un año muy difícil de superar y desde diversos sectores empezó a apuntarse a la posibilidad de “morir de éxito” debido a la masificación registrada en múltiples destinos. A nuestro país llegaron entonces 8’1 millones de turistas, 200.000 más que en 2016.

En 2018 el gasto medio se incrementó en 12 euros respecto a 2017 según la citada estadística mientras que el desembolso diario subió un 3’6% situándose en 150 frente a los 146 del año anterior.

La necesidad de segmentar al turista

Si hay algo que no ha variado en el periodo analizado (enero-mayo 2018) son los principales receptores de este turismo que han sido Baleares, Cataluña, Andalucía y Canarias.

Precisamente la intención del gobierno español es segmentar el turismo con el fin de llegar a otros territorios y repartir la riqueza que deja este sector.

Desde las administraciones se incide en la necesidad de apostar por la calidad, la excelencia, la innovación y la tecnología haciendo hincapié en la historia, el patrimonio material, inmaterial y la gastronomía de determinados sectores.

El turista de calidad proviene en su mayoría de una serie de destinos como son China, Corea, Estados Unidos o Rusia, representan en la actualidad un 12% del total y suelen interesarse por productos artesanos y tradicionales del lugar que visitan.

Otro de los factores importantes es que las empresas que forman parte de este sector cuiden al máximo el trato al cliente. Muchas de ellas ya se están dando cuenta de la importancia de llevar a cabo una capacitación constante de sus trabajadores de manera que ofrezcan la mejor experiencia al cliente y que este se quede con los mejores recuerdos.

Medidas contra la turismofobia

El Gobierno ya ha detectado la necesidad de conseguir este tipo de turismo y eliminar el movimiento conocido como ‘turismofobia’ a base de mejorar la calidad de la oferta y revisar la normativa de alquileres turísticos.

Se trata de un fenómeno nuevo impulsado por parte de la sociedad que ha asistido a la “invasión” de algunas zonas por parte del turismo de masas y que ha derivado en problemas de convivencia.

Recientemente se ha presentado en el Congreso una iniciativa que busca la persecución de los actos vandálicos reforzando el denominado ‘Plan de Turismo Seguro’ que también busca mejorar la calidad reduciendo la fuerte estacionalidad, desarrollar el turismo rural e impulsar el país como destino mundial de feria y congresos.

Según señaló la diputada Carmen Navarro, la proposición nace de la preocupación por defender un sector que comenzaba “a verse atacado por grupos de ultras”, con el objetivo de “destruir una base importantísima de la economía española”.

Dejar respuesta

15 − cuatro =