Las plataformas de viajes compartidos: ¿La triple B (bueno, bonito y barato) hecha realidad?

0
63
La comunidad en la que más ha crecido la esta modalidad es en Navarra con un 37’73%

Durante los últimos años se ha desarrollado una nueva forma de viajar que cuenta cada vez con más adeptos. Comenzó como una opción ideal para gente joven que quería ahorrar dinero en transportes y actualmente se trata de una oferta apta para todos los públicos y que además crea nuevas amistades. Barato y amigable, ¿Puede pedirse más?

Los datos hablan de viento a favor para la plataforma de coches compartidos BlaBla Car que afirma que durante las recientes navidades los trayectos han crecido un 24% con respecto al mismo periodo del año anterior.

La citada compañía ha incorporado un algoritmo que ha incrementado el número de poblaciones desde las que se pueden ofrecer/disfrutar de viajes algo que ha ayudado a alcanzar la cifra de 9.000 trayectos durante la época de fiestas comenzando los viajes desde más de 16.300 puntos diferentes en España.

La comunidad que ha crecido más es Navarra con un 37’73% mientras que en Andalucía es donde encontramos más usuarios, 1’6 millones de un total de 5 millones.

Las cifras también han sido muy positivas en comunidades como Extremadura, Castilla y León, Castilla La Mancha y La Rioja.

Si hablamos de rutas la más frecuente sigue siendo la que se realiza entre Madrid y Valencia siguiéndole Madrid y Murcia, Granada-Málaga y Barcelona-Madrid.

Este servicio es además un negocio, en forma de comisiones a los usuarios, al que muchos quieren hincarle el diente y que en España cuenta con otras plataformas como Amovens que además ofrece otros servicios como el alquiler de coches.

Aunque la tasa de incidentes graves hasta ahora es baja no son pocos los que se preguntan con qué tipo de conductores o viajeros compartirán el trayecto y tras algunos casos de acoso hechos públicos es común que las usuarias prefieran elegir a una mujer al volante o comprueben que no irán solas durante el recorrido.

Las medidas de control de los usuarios no son excesivas y como manifiestan en la web de BlaBla Car se resumen en que el interesado puede ver “los perfiles de los usuarios, ver cuántos amigos tienen en Facebook y cuántos contactos profesionales en LinkedIn”.

La ruta más frecuente sigue siendo la que se realiza entre Madrid y Valencia
La ruta más frecuente sigue siendo la que se realiza entre Madrid y Valencia

Un indicio de la personalidad del usuario pero que no garantiza gran cosa. Para paliar esta situación en la compañía han creado la opción “sólo mujeres” en las que aparecen sólo viajes ofertados por ellas.

Otras empresas que hasta ahora se dedicaban a servicios de ‘taxi’ como Uber ha empezado a diversificarse hacia esta rama del transporte. Así por ejemplo en Buenos Aires acaba de desembarcar UberPool, que permite compartir trayectos y que es ya la duodécima ciudad con esta opción.

 

Picaresca

Actualmente este tipo de servicios ha cambiado mucho por parte del conductor. Lo que antes era economía colaborativa se ha convertido muchas veces es una forma de lucrarse. Así encontramos un mismo trayecto a precios muy dispares de manera que en muchos el conductor no sólo no gasta nada si no que se lleva un dinero extra.

Ante la falta de regulación de esto se trata de decisiones personales en las que los pasajeros deben decidir si les compensa o no elegir un coche u otro.

Dejar respuesta

4 × 3 =