Arte sobre ruedas: Vision Mercedes-Maybach 6

0
81

No es el vehículo de Allan Quatermain (Sean Connery) en “La liga de los hombres extraordinarios”, ni tampoco un ingenio surgido de una convención de seguidores del “steampunk”. Se trata de una nueva visión de la célebre firma alemana de automoción de los llamados “aero coupés” con nada más y nada menos que 750 CV, y además con cero emisiones…

Visión Mercedes-Maybach 6 es todo un ejercicio de barroquismo automovilístico que bebe directamente de la tradición de los coupés futuristas de nacimiento retro, valga la contradicción. Se trata de un diseño casi salido de un cómic de Batman en el que mezclan líneas de los años 60 con la tecnología más vanguardista del momento.

Su sistema de propulsión lo hace apto para su adquisición por el mismísimo Bruce Wayne, desarrollando unos imponentes 750 CV completamente eléctricos, firmando un riguroso “cero emisiones” en su tarjeta de inspección técnica.

Las líneas de este bólido son sencillamente impresionantes. Se trata de un coupé puro de configuración “2+2” que casi alcanza los 6 metros de largo. Mercedes-Maybach no se guardado nada en la recamara con este modelo con un capo interminable  y un puesto de conducción bastante atrasado en el conjunto que hace que la caída de del techo, hacia la parte trasera del coche, sea casi vertiginosa y absolutamente efectiva en cuestiones de aerodinámica.

Como podréis suponer el lujo exterior e interior es absoluto y corre a cargo de los ingenieros vinculados a la firma Maybach dentro del grupo Mercedes-Benz. Difusores de aluminio, salidas de escape escondidas tras los pasos de rueda, pintura especial Maybach color rojo, llantas de 24 pulgadas con superficie acristalada también de color rojo, puertas tipo alas de gaviota o ambientación inteligente mediante luces LED, son algunas de sus características de máximo lujo.

No busques los retrovisores ni nada que pueda ensuciar sus cuidadas líneas exteriores ya que han sido sustituidos por un sofisticado sistema de cámaras capaces de, además de otorgar los clásicos ángulos de visión para la conducción, crear un entorno virtual en tiempo real para brindar una mayor información espacial para su conductor.

En el interior se ha optado por envolver a los pasajeros por completo con líneas simples y futuristas con lo mejor de lo mejor en materiales e innovaciones textiles. El sistema multimedia nada tiene que envidiar al del USS Enterprise, estando integrado por completo tanto en salpicadero como en el parabrisas frontal. Uno de sus puntos destacados es el túnel central flotante en el que se muestra la evolución de las potencias eléctricas del vehículo en tiempo real  con un interfaz sacado de un relato de  ciencia ficción.

El coche tiene dos zonas de carga, delantera y trasera, además de esconder un conjunto de accesorios especialmente diseñados para este vehículo, muy al estilo Rolls Royce, y múltiples espacios para enseres y gadgets.

Desde los primeros bocetos, el vehículo fue concebido para ser 100% eléctrico además de ser dotado con un sistema de circulación autónoma muy al estilo Tesla. Sus 750 CV se reparten en cuatro motores compactos eléctricos síncronos situados en cada una de las ruedas del vehículo para proporcionarle una auténtica tracción integral.

Vision acelera de 0 a 100 km/h en menos de cuatro segundos y su velocidad máxima, limitada electrónicamente, llega a los 250 km/h. Su autonomía ronda los 500 km y sus baterías se pueden recargar en tomas de corriente comunes, así como mediante inducción magnética. Los ingenieros teutones han conseguido un sistema de carga rápida capaz de exprimir 100 km de carretera con tan solo 5 minutos enchufado a la red. Su precio… todo un misterio.

Dejar respuesta

10 − cuatro =