El Brexit, la inminente decisión que trae de cabeza a la Unión Europea

0
322
El 'sí' se impuso por un 51'8% de los votos.

Hace más de dos años y medio que Reino Unido decidió abandonar la Unión Europea. El 23 de junio de 2016 comenzaba un proceso conocido como ‘Brexit’, palabra que alude a la combinación de’ Britain’ y ‘Exit’.

Se acababa así de golpe una relación que comenzaba en 1973 con la alianza de 28 países dando lugar a la Unión Europea. El origen de todo fue una promesa electoral del ex Primer Ministro, David Cameron que consiguió la reelección en parte gracias a ella. Por un escaso margen (el 51’8% de los votantes) ganó el ‘sí’ situando a Reino Unido ante una situación insólita y ante la que, como demostrarían los sucesos posteriores, no estaba preparado.

David Cameron lamentaba entonces los resultados y dimitía valorando que Reino Unido “estaría más seguro y fuerte dentro de la Unión Europea” si bien reconocía la necesidad de “hacer lo que quiere el pueblo”.

La Primera Ministra Británica Theresa May.
La Primera Ministra Británica Theresa May.

 

Desde entonces las negociaciones entre ambas partes han sido las propias de un divorcio: tensas, sin acuerdos y con enfados. Al frente de éstas una agotada Theresa May quien tras asumir el puesto de Cameron se convirtió en una figura clave para el proceso.

 

Intento de acuerdo

A finales de noviembre de 2018 May anunció un primer acuerdo de separación ante Bruselas si bien acabó retirándolo al conocer que no iba a contar con la mayoría necesaria en el Parlamento Británico. El pasado mes de enero se llevó finalmente a votación un acuerdo que fue rechazado por amplia mayoría.

A fecha de hoy no se ha aprobado ningún texto si bien éste incluirá un período de transición que se extenderá hasta finales de 2020 y en el que no habrá grandes cambios entre ambas partes.

Una cuestión clave es qué pasa con los ciudadanos británicos que viven en otros países de la UE y los extranjeros que residen en Reino Unido. Ambas partes se han comprometido a mantener sus derechos. Algo más complicado es el tema de la barrera con Irlanda del Norte que desapareció gracias al acuerdo de paz que puso fin a la violencia independentista.

Con la salida de Reino Unido de la UE una barrera podría volver a ser necesaria si bien se está trabajando para que ambas partes se unan y mantengan una unión aduanera. Algo que choca de frente con muchos conservadores y diputados del Partido Unionista Británico a los que May necesita si quiere lograr un acuerdo antes de la fecha máxima, el próximo 29 de marzo.

Las posibilidades

A día de hoy puede pasar prácticamente de todo. Si Reino Unido sale de la UE sin un acuerdo, el denominado ‘divorcio duro’ las consecuencias para su economía pueden ser desastrosas aunque cabe también la posibilidad de convocar un nuevo referendo e incluso elecciones generales que aplacen o cancelen el Brexit.

Son muchas las dudas qué hoy día tienen los ciudadanos británicos.
Son muchas las dudas qué hoy día tienen los ciudadanos británicos.

 

Si se produce una salida sin acuerdo el WTCC (Consejo Mundial de Viajes y Turismo) pronostica  que al menos 100.000 puestos de trabajo corren peligro. Muy especialmente dañado quedaría el sector de la hostelería y el de la construcción, que desarrolla en gran parte mano de obra extranjera.

Pero el daño no sería sólo para Reino Unido, los países que hasta ahora ha sido destinos turísticos preferidos para los británicos se verían relevados por otros.  Quedarse fuera de la UE supondría que los británicos tuvieran que sacar una visa para visitar por ejemplo España sería un hándicap importante, además de la posibilidad de que la frecuencia de vuelos disminuya y el espacio aéreo se vea alterado para adecuarse a las nuevas normas.

Esta “espantada” de turistas tiene ya incluso una cifra, según datos de la World Travel Market (WTM) hasta 20 millones de turistas podrían elegir un destino fuera de Europa si tienen que pagar ese trámite.

 

Incertidumbre empresarial

Desde que se conoció el resultado son muchas las empresas que han amenazado con la posibilidad de abandonar Reino Unido. Entre ellas firmas como Ford, que ha anunciado la supresión de 1.000 empleos, Land Rover que ha citado el Brexit como uno de los factores decisivos para futuros recortes o Toyota y BMW que han avisado ya de que podrían cerrar sus fábricas si el abandono se materializa.

Diferentes municipios turísticos ya han dado la voz de alarma. Desde la Patronal Hotelera de Benidorm (HOSBEC) han destacado que la contratación de paquetes para el verano ha caído un 6 por ciento con respecto a 2018, algo que achacan al Brexit.

Municipios turísticos como Benidorm ya han comenzado a notar los efectos.
Municipios turísticos como Benidorm ya han comenzado a notar los efectos.

Una disminución que contrasta con el aumento de hasta un 40% de destinos como Turquía y Egipto.

Otra de las zonas claves del turismo español, la Costa del Sol ya han manifestado estar “alerta” aunque confían en que los datos no sean alarmantes ya que “somos un destino prioritario para los británicos”.

Otro dato llamativo lo encontramos en los turoperadores británicos que han aumentado las plazas disponibles para viajar a resorts en Turquía mientras que el número de británicos que viajó a Túnez en el primer cuatrimestre de 2018 se incrementó en un 537%.

A falta de poco más de un mes todos los sectores implicados están a la espera. Se juegan mucho y tanto empleos como decisiones vitales están en ‘standby’.

 

La opinión del pueblo Británico

No sabemos qué ocurriría de celebrarse un segundo referendo pero lo que sí es seguro que  ahora los ciudadanos votarían con mucho mayor conocimiento. Ante el primer referendo se les hizo cree que una invencible Inglaterra saldría del Brexit pero en estos dos años y medio muchos acontecimientos les han hecho dudar de ello.

Los ingleses han escuchado como muchas empresas amenazan con irse del país, como pueden verse afectados determinados sectores si se dificulta la inmigración, como se han multiplicado los ataques xenófobos,  han visto a la libra  devaluarse y no saben qué va a ocurrir con Irlanda del Norte y Escocia.

Ante este panorama son muchos los que dan por sentado que si se repitiesen las votaciones se impondría el ‘No’. La respuesta la tendremos en muy pocas semanas.

Dejar respuesta

cuatro × 1 =